Home / Artículos de Traducción / La Diferencia Entre Contratar un Autónomo VS Agencia de Traducción

La Diferencia Entre Contratar un Autónomo VS Agencia de Traducción

En el mundo de la traducción hay varios actores, y siempre mueren los buenos. Un colectivo formado por gente preparada, con alto nivel de idiomas y conocimiento más que suficiente sobre la traducción de textos de diferentes especialidades. Gente que decidió escoger la traducción como modo de vida, por amor a los textos y a los idiomas. Por otra parte, las agencias de traducción… compuestas por gente totalmente anónima y cuyo amor por la especialidad es más que dudoso… por lo que como se puede ver existen varias diferencias insalvables que se detallarán a continuación.

 

¿Quién traduce qué? La cara del traductor

Un traductor, se puede definir como la persona con conocimientos tanto lingüísticos como traductológicos que está disponible en cualquier momento para ofrecer sus servicios a cambio de una remuneración.

Normalmente los traductores estamos visibles a través de varios medios -hoy en día digitales- mediante los cuales se nos puede reconocer fácilmente. Esto es fundamental, porque el cliente siempre debe de tener en cuenta que hay una persona responsable de llevar un encargo a cabo y que esta estará a disposición del cliente en cualquier momento. Por otra parte, cuando se trata de traducciones es recomendable saber que un traductor efectivamente lo es. ¿Cómo saberlo? La mayoría de los traductores son licenciados en Traducción e Interpretación, tiene cursos de especialidades y pueden demostrar su pericia a la hora de llevar a cabo encargos. Esto a su vez implica que un traductor le ofrecerá sus servicios en relación a sus especialidades. y casi nunca traducirá hacia un idioma que no sea el suyo materno… a menos que sea bilingüe en los pares con los que trabaje.

Imagen Extraída de 20.000lenguas.wordpress.com

En cuanto a las traducciones juradas, aquellos que ofrecen servicios en sus páginas web es porque lo son. Si usted duda de ello, siempre puede pedirles que les digan su número de traductor jurado. Éste número vendrá en su carnet de traductor concedido por el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación de España… y cuya tenencia es obligatoria para todos. Esto asegura a la persona que pide el encargo que su texto esté en buenas manos.

Por otra parte, si ustedes son habitualmente clientes de agencias deben de realizarse algunas preguntas antes de ver a quien darle nuestro proyecto.

  1. ¿Quien se encarga de traducir mi texto? Normalmente una agencia tiene gente (porque no se sabe quien es traductor y quién no) en sus listas a la que conceden los proyectos –a parte de los traductores en plantilla-. No se sabe quien llevará mi traducción.
  2. ¿El traductor es realmente quien parece? No se sabe a ciencia cierta si aquel que va a traducir mi texto está cualificado para ello –a menos de las personas que están en la plantilla de traductores-. Nuestro texto podría traducirlo un simple aficionado, extranjero o persona no cualificada.
  3. Si mi texto es especializado ¿El traductor también lo es? Hoy en día es normal ver agencias de traducción que traducen hasta papeles de servilletas. ¿Es esto normal? Los idiomas es algo universal y que hacen falta a muchos… de lo que otros se aprovechan. Por ese motivo, cuando leemos “agencia de traducción web o localización de páginas web”… estamos seguro de que los que nos localizan la web son expertos en la traducción de las mismas… o simples aficionados con un b1 o b2 que juegan a serlo.
  4. Quiero traducir un texto jurado, ¿Todos sus trabajadores son traductores jurados? Pregunta de pleno al 15. Cuando ustedes contactan con una agencia, ¿se cercioran de que quienes traducen y juran sus textos son traductores jurados? Deberían de hacerlo.

 

La calidad de las traducciones

Seguramente usted se deje seducir por aquellos carteles de “traducciones juradas 24h”, “traduccion a bajos precios”, “servicios de traducción económicos”… entre otros muchos tipos de anuncios. ¿Usted se ha planteado la razón?, ¿Usted se ha planteado por qué estas agencias le traducen a un precio tan bajo? 

Cuando usted contrata un especialista en traducción e interpretación está en manos de un especialista con los recursos suficientes para poder llevar a cabo un encargo con la garantía de que sus textos alcancen la excelencía lingüística y traductológica. Para que esto ocurra, un traductor que se dedica en cuerpo y alma a ello se ha formado, tiene unos recursos lingüísticos que otros no y además un saber hacer que hacen de sus traducciones obras de arte.

Los traductores son humanos y humanistas. Esto quiere decir que lo revisan todo hasta que no se escape un acento, un punto o alguna que otra expresión problemática. En éste caso, otros dan por hecho que los que traducen un texto -cuya procedencia y profesionalidad del traductor se desconoce- sean profesionales.

El Precio. ¿Cuánto vale una traducción?

El precio de la traducción es otro de los temas a debatir. El precio de una traducción se debe de medir no en función del precio, sinó del servicio prestado. ¿Cómo suena el texto meta?, ¿El traductor ha cumplido su palabra en cuanto a la fecha de entrega?, ¿El cliente ha quedado satisfecho con la traducción? 

Un traductor cobra en concepto de la complejidad del texto, de su especialidad y del idioma al que se traduce… entre otros conceptos. El precio oscila pues en relación a estos conceptos, y siempre es importante que se nos informe de qué precio tiene la palabra; es decir, la tarifa.

Un traductor autónomo siempre estará dispuesto a decirle cuánto vale su trabajo, su formación y su tiempo. ¿Es éste el caso de las agencias de traducción?

 

En pocas palabras, hoy en día existe más que nunca una gran brecha entre traductores autónomos y agencias de traducción. Existen muchas diferencias insalvables entre ambos, y cada uno es libre de elegir. Sin embargo, el traductor es la persona y el especialista que ama su profesión como forma de vida, el traductor es aquél que se dedica en vida a que dos culturas se entiendan y por ello todo su esfuerzo.

Si usted confía en un traductor, tendrá la garantía de que se cumplen los siguientes requisitos de calidad:

  1. El traductor estará certificado por una Universidad o Academia de Post Formación.
  2. La calidad de la traducción estará asegurada por un especialista en el campo.
  3. Si usted contrata a un traductor jurado autónomo, se asegura de que un Traductor e Intérprete Jurado del Ministerio de Asuntos Exteriores se encargue de su traducción.
  4. El precio de la palabra será justa, ni inferior ni superior a lo que marca el gremio -aunque parezca mentira, los traductores no tienen colegio -, por lo que deberá de estar tranquilo.

Los traductores autónomos son garantía de calidad, buen servicio y de estar en manos de alguien fiable… con preparación y experiencia para que sus traducciones parezcan textos originales. Confíe en ellos, hay miles esperando poder atenderle.